Servidor proxy

De Seobility Wiki
Saltar a: navegación, buscar

¿Qué es un servidor proxy o proxy server?

Un servidor proxy es un servidor (equipo) dedicado o software que se ejecuta desde una computadora, actuando como intermediario entre un cliente (por ejemplo, una desktop) y un servidor.

En este sentido, podemos decir que la app cliente o fuente está separada de Internet por el servidor proxy porque este se encarga de filtrar todo el tráfico de datos entre la dirección solicitada y las respuestas del servidor.

Como los proxys actúan en nombre del cliente generando una nueva IP, se los utiliza generalmente para acceder a servicios bloqueados en ciertos países. Sin embargo, desempeñan un papel más importante que el de mero enlace para la transmisión de datos siendo que ofrecen diferentes niveles de funcionalidad, seguridad y protección de datos, dependiendo de la aplicación, los requisitos o las líneas de actuación de la empresa.

¿Cómo actúa un servidor proxy?

Servidor proxy
Imagen: Servidor proxy - Autor: Seobility - Licencia: CC BY-SA 4.0

Básicamente, un servidor proxy es una computadora con una dirección IP conocida por la aplicación cliente que actúa como intermediaria entre la fuente y el servidor de destino, estableciendo una comunicación indirecta entre ambos.

Por lo tanto, si una usuaria/o solicita una página web o archivo desde un servidor en Internet o la intranet de una empresa, la petición le llega al servidor proxy, quien se encarga de enviarla al servidor de destino empleando una dirección IP única. Seguidamente, el proxy recibe los datos solicitados desde el servidor de destino y los retransmite a la computadora fuente.

¿Para qué se usa un servidor proxy?

Dependiendo de la configuración, los proxys pueden ejecutar diversas tareas, por ejemplo, pueden utilizarse para optimizar el balance de carga en una red. Para ello, distribuyen las peticiones a un grupo de servidores, mejorando la utilización de su capacidad y el rendimiento de la red e incluso pueden controlar el ancho de banda disponible.

Además, un servidor proxy puede realizar cambios en los datos enviados durante la transmisión de las solicitudes, por ejemplo, podría encriptarlos para aumentar su seguridad durante la transferencia y que no puedan ser leídos.

Asimismo, los proxys pueden mejorar la velocidad de acceso a la información al guardar los resultados de las consultas de las usuarias y usuarios en su propio caché durante un tiempo específico. Esto se logra utilizando un caching o proxy de almacenamiento que administre las copias locales de los contenidos consultados con mayor frecuencia.

De este modo, los proxys son capaces de responder a las consultas más rápidamente, porque recuperan la información desde la memoria caché de sus servidores, siempre y cuando esta haya sido solicitada previamente por alguna app cliente en la misma red. Todo esto reduce de forma significativa el uso del ancho de banda y los costos asociados.

Monitoreo y filtrado de las peticiones de las/los cibernautas a través de los proxys

Los proxys web se pueden utilizar para filtrar las consultas de las/los usuarias/os y también pueden bloquear el acceso a ciertos contenidos o páginas web. Se utilizan habitualmente en compañías o instituciones educativas con reglas estrictas respecto al uso del internet, pues facilitan funciones como: bloqueo de sitios web, restricción del acceso a ciertas búsquedas o keywords o la aplicación de métodos de censura para contenidos indeseados.

Sin embargo, también se pueden usar proxys web para evadir las restricciones geográficas o normas de censura. Ésta es quizá, su cualidad más conocida para el gran público, ya que los proxys se saltan el bloqueo regional de grandes empresas de streaming y vídeo como Netflix.

En esta línea, otro uso posible es que el ofrecen los servidores proxy anónimos, con los que realizar actividades online de incógnito. Este tipo de proxy transmite la solicitud del contenido al servidor, ocultando la IP del cliente y modificando cualquier otro dato de identificación como las cabeceras HTTP. Por lo tanto, el servidor del contenido solo puede reconocer de dónde proviene la solicitud, pero únicamente el proxy conoce la IP del cliente.

Además, los servidores proxys también se utilizan para distribuir anuncios publicitarios dentro de una región geográfica específica, para lo cual verifica la dirección IP de la consulta, y luego determina la ubicación geográfica de la solicitud con la ayuda de una base de datos de GEO IP, asegurando que los anuncios se muestren en una ubicación relevante para la usuaria o usuario.

Otra de las aplicaciones de un proxy es la traducción del contenido de una página web al idioma local de la usuaria o usuario, es decir que actúa como mecanismo para avisar al servidor que se requiere una traducción del contenido, por lo cual las respuestas a la solicitud de las/los usuarias/os locales se reemplazan por contenido traducido desde la web fuente y se retornan a través del servidor proxy.

Proxy de reenvío vs proxy inverso

El proxy de reenvío es uno de los tipos de servidores proxy más comunes y se caracteriza por proporcionar sus servicios a una o más fuentes pertenecientes a una misma red interna.

En general, los proxys de reenvío se utilizan para pasar las peticiones desde una red hacia el Internet a través de un firewall. Inicialmente, el servidor verifica si la solicitud es válida, de no ser así, no la transmite y la app cliente recibe un mensaje de error o un redireccionamiento.

En el caso de que la solicitud sea válida, el proxy verifica si la información ya ha sido almacenada en el caché y, de ser así, la proporciona. Si la información no estuviera almacenada, envía la solicitud a través del firewall a un servidor de contenido fuera de la red que retorna la información al proxy de reenvío, que a su vez la reenvía a la app cliente. Finalmente la almacena en la memoria caché para responder a solicitudes futuras.

Por su parte, el proxy inverso se utiliza para transmitir peticiones desde Internet hasta las redes internas a través del firewall, previniendo que las apps clientes tengan acceso directo sin supervisión a datos confidenciales que residen en los servidores del contenido en una red aislada o una intranet.

De esta manera, un servidor proxy inverso primero comprueba que la solicitud externa del cliente sea válida para luego procesarla con un procedimiento análogo al del proxy de reenvío, con la diferencia de que si es válida, la petición se reenvía a una red interna y no a Internet.

Riesgos y problemas de utilizar un servidor proxy

Aunque no todas las aplicaciones y servidores permiten su acceso vía proxy, para las que sí lo hacen, los servidores proxy se deben configurar de acuerdo a sus requisitos y tareas puesto que si un solo puerto se deja abierto durante la configuración, las/los hackers pueden leer datos valiosos o confidenciales y emplearlos para sus propios beneficios.

Por último y no menos importante, un problema frecuente de la función del caché proxy es que suele enviar datos y contenido de sitios web desactualizados, ya que antes de transmitir a la app cliente, primero verifica los datos almacenados en caché, siendo estos los primeros que envía.

Ampliar conocimientos

Contenidos relacionados